sábado, 28 de mayo de 2016

Confesiones Lacustres


Unos diagnósticos de calle que son tristeza y felicidad al mismo tiempo, a fin de cuentas, el drama lúdico de estar siempre queriendo, la interesante odisea a otras fajitas y sándwich de inspiración extranjera.

No hay comentarios: