sábado, 21 de mayo de 2016

Confesiones Lacustres



 Se puede descansar, no de manera glamorosa, solo en la discreción de una sopaipilla hogareña, en caso contrario, la biología de la vida abre sus alas para recordar que somos un desecho cósmico en desarrollo. Aunque es gracioso leer sobre Thomas De Quincey a una cuadra del Lago favorito.  

No hay comentarios: