sábado, 21 de mayo de 2016

Confesiones Lacustres


Con este joven miserable, no necesariamente idiotizado por el holocausto mediático publicitario, pero ensombrecido por la liturgia de la frialdad otoñal de un espacio público ritualizado, cuya mayor intriga histórica es que expande su historial callejero a través de las calles del Chile Profundo, luego vuelves a ver esos pasteles peruanos de historias compartidas.

No hay comentarios: