sábado, 21 de mayo de 2016

Confesiones Lacustres


Los recuerdos líquidos de una vida humana, o están provistos de negociaciones implacables con el ciclo sin fin, de experiencias elocuentes referidas a oscuros años de imposiciones academicístas, o unas cuantas palabras que determinaron una castración permanente, pero los conflictos no resueltos pueden ser más condimentados junto a la obra delirante de Fedor Dostoievski si hubo derecho a una calle gratuita. Para comer legumbres. 

No hay comentarios: