lunes, 23 de mayo de 2016

Confesiones Lacustres


La cantidad de segundos repentinos, que afectan a esas calles habitadas por seres adictos a las ventas, desde negocios de comida lenta hasta fajitas de origen árabe, y historiales biográficos ansiosos en sus consecuencias domésticas, derivó a conversaciones en las esquinas del barrio Franklin con Placeres.

No hay comentarios: