sábado, 21 de mayo de 2016

Confesiones Lacustres


Como la frágil existencia torreja de deseos, verdades mutiladas y heroísmos anónimos de ciudadanos, caminando hacia la calle secundaria, siempre y cuando hayamos “pelado el ajo”, nunca más el capitalismo neoliberal se volvió a recuperar, porque la biología de la vida golpea en el día menos pensado, ahora queda saber si hay educación pública que logre entender la mezcla de almuerzos caseros y las revistas Estadio esperando ser usadas por el hipócrita lector.

No hay comentarios: