miércoles, 27 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


De lo que acontece en cualquier calle, la honorable vejez de los ciudadanos del Chile Profundo, desde su propia singularidad “Mortadela Lisa”, sustituye una agenda de adicciones personales hacia lo asombroso que pueden llegar a ser los humanos, incluso juegan a repetirse el plato. Después, alguien muere.

No hay comentarios: