domingo, 24 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Después, no suele afanarse para lograr algo, la eterna agonía de algo nuevo, nuestra ficción con olor a café de motricidad fina, no hay vuelta atrás.

No hay comentarios: