miércoles, 27 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Por mucha fragancia que haya tras un baño de agua de lago, alguien asumió que el azar es el gran novelista, a saber, un breve pero admirable comenzar por medio de alguna calle sureña. Más calle, más dudas.

No hay comentarios: