sábado, 30 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Con especial dedicación, ojalá logren reir, al genuino momento del llanto a partir de la escuela espontánea de la experiencia humana, entonces sufrir para crear será algo muy significativo. Desde ahora, seremos adictos al chocolate amargo. Por favor, déjennos salir.

No hay comentarios: