sábado, 30 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


La vida adquiere narraciones imprevistas si encuentras a alguien sumido en la soledad, no solo en Villarrica o Pucón, también en las calles silenciosas del Lago Caburga, su fundamento es asumir que nada es para siempre. Porque ellos, los extranjeros, son cómplices muy ensimismados.

No hay comentarios: