sábado, 30 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Sufrir y sufrir más. Resulta admirable esa expresión gestual de que las personas al captar que somos esclavos de las cadenas de la conciencia empírica, refiriéndome a los humanos, agréguenle su tendencia incorregible a querer entre inquisidores “demonios internos”. Por lo tanto, todo fluye y nada permanece, agradezcan al viaje por una semana a la ciudad sureña.

No hay comentarios: