domingo, 17 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Nosotros mismos somos potenciales asesinos de lo que forjamos al desarrollar instancias repentinas que acumulan resentimiento, frustración e ira a medida que nacemos sumidos en la más absoluta esclavitud respecto a nuestras tragedias cotidianas.

No hay comentarios: