domingo, 17 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Las personas no cambian, sueñan a medida que pestañean instantes cotidianos en los reflejos de una ventana, desde la que adquieren diagnósticos diferenciales sobre las calles del Lago. Hubo mucho de mito respecto a sus chocolates de cacao.

No hay comentarios: