domingo, 24 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Solo había que cambiar la mirada, qué duda cabe, porque pensar diferente para sobrevivir a ese país no es precisamente moral, puesto que, rozar el agua del Lago significó reducir la intimidad humana que diseminó calles sin evaluaciones escolarizadas.

No hay comentarios: