domingo, 17 de abril de 2016

Confesiones Lacustres



Cuando él se emocionaba provocaba momentos finitos pero ilimitados, a decir verdad, nunca pronosticó alguna lluvia sobre su bebida caliente, y tampoco optó por ser alguien cómplice de alguna miga de pan fresco.

No hay comentarios: