sábado, 30 de abril de 2016

Confesiones Lacustres



Según dicen, el mito, uno después de otro, siempre duele, pero hubo una joven mujer que logró ser digna de su propio sufrimiento. No obstante, el viento de la zona austral le recordó su orden subyacente en el caos.

No hay comentarios: