domingo, 17 de abril de 2016

Confesiones Lacustres


Esperó, prontamente, acudir al espacio público de la vida sureña, por supuesto, no en términos idílicos, porque hubo instantes que configuraron  un pasajero diagnóstico sobre el actuar humano alrededor de un bus InterLagos, pues, los alfajores de la ciudad son interesantes. En otros términos, ellos no se aburren de las personas pero sí de sus conversaciones.

No hay comentarios: