domingo, 27 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Perpetuamos el instante preciso de gozo humano, cuya mayor expresión de libertad reside en observar sutilmente su textura, color y cuerpo crujiente, sin embargo, nada es para siempre, y habrá que pagar prontamente el total de un pecado muy asumido por los que pertenecemos a la especie humana.

No hay comentarios: