viernes, 11 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


No existe creatividad, sin ser un delirante observando, ante el abismo de una expresión facial que ofrece regalos incomprendidos pero temerarios a otros miserables adictos a las empanadas de mariscos.

No hay comentarios: