sábado, 5 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Se dice que las personas no cambian, a fin de cuentas, es un demencial viaje a los complejos cerebrales de una boca pagana, como un valor de verdad que incluía la totalidad veraniega, de la religión secular Google, de historias sin Pixar, de calles sin nombres propios, de viajes sin retorno, de miradas cómplices en una feria de libre, de ideologías de bar clandestino, de confesiones pecaminosos y de silencios elocuentes ante cualquier empresa de significado compartido perpetrada por bípedos de actuar indecible. No es suficiente comprar rápidamente Toalla Nova para vivir.  

No hay comentarios: