domingo, 20 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Cuando hemos vuelto a lo nuestro, con la complicidad desinteresada de unos vasos con soda, solo apelamos a descubrir las risas y llantos de heroicos personajes que alguien que interpreta, que el ocio espiritual de nuestros amigos es acudir a la guerra sin misericordia, entre el aburrimiento y el absurdo, de unos recuerdos con harta calle.

No hay comentarios: