viernes, 11 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Vislumbré, a medida que envejezco, la verdad peligrosa de un silencio antiquísimo, el viento irrumpía inequívocamente en el patrimonio espiritual de las calles de la ciudad sureña, ayer hubo que distinguir entre el prologo y epilogo de una comida, tras lo cual la luna llena alumbró la Municipalidad de Pucón.

No hay comentarios: