miércoles, 9 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Y seguirán haciéndolo, usar menos cremas humectantes. No les queda otra que adoptar instantes desacralizados por héroes anónimos, bastantes pero absortos en la excentricidad de las calles contiguas al Lago, cuando compartían unos vasos con café de granos y chocolates artesanales, porque ellos disponían de ciertos pasatiempos biográficos.

No hay comentarios: