miércoles, 9 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


No hemos sido suficientemente agradecidos con la evidencia artesanal del café de grano, jamás los turistas se dedicaban a observar la textura, color y superficie de las servilletas a lo largo de una mesa ovalada, porque abundaban momentos eternizados en dispositivos móviles que castraban el habla de los niños y adolescentes. No será última ocasión para describir el lenguaje callejero del café gourmet.

No hay comentarios: