domingo, 27 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Con cierta indulgencia en el trato humano, la vida continuaba corriendo hacia empresas de turismos aventuras, sobre todo, a partir de camionetas bien aromatizadas que no dan espacio para ventosidades premeditadas. De esta manera, estar en la avenida principal de Pucón permitió depurar las dudas sobre la conveniencia de comer pan amasado, junto a un pebre condimentado y trozos de carne blanca.

No hay comentarios: