viernes, 11 de marzo de 2016

Confesiones Lacustres


Un derrotero de luces y sombras alimentan las vanguardias ideológicas y utopías callejeras de esos jóvenes al fragor de un bus que acabó nuevamente para comenzar el ciclo sin fin. Durante 1 hora, nadie recordó la belleza trágica de cagar en la oscuridad de un baño privado en el Hostal. 

No hay comentarios: