miércoles, 3 de febrero de 2016

Historias de Persa



Esas experiencias fecundas están al borde del abismo de una sorpresa pintoresca. De repente, un amigo vendedor nos dice:

No hay comentarios: