lunes, 22 de febrero de 2016

Historias de Persa


Somos segundos aleatorios, y, ante esto, lo peculiar de una calle posee su propia dignidad. Lo patentó cualquier hijo de vecino, en su concepción de realismo pragmático, sin dejar de acudir a la dimensión “Bajón al Paso” para efectos de reírse con énfasis. Por supuesto, habrá que usar incalculables pañuelos desechables para sanarse momentáneamente.

No hay comentarios: