viernes, 19 de febrero de 2016

Historias de Persa


Según el dueño de las papas fritas, la complicidad del aceite de “pepitas de uvas” convierte nuestras caminatas por el persa, implica la salvaje ingenuidad de no tomarse demasiado en serio, en juegos peligrosos para los persas concesionados. Luego, vendrán los llantos de bus interurbano.

No hay comentarios: