miércoles, 3 de febrero de 2016

Historias de Persa


Para entenderlo, al joven artista, vendiendo un comprimido de señales potentes respecto a los 7 pecados capitales, desde una acción directa de su boca como arma de destrucción masiva, a su vez seductor como tormentoso, para penetrar los laberintos callejeros de una lágrima humana, hasta el convencimiento de comprar café a Cuenta. Quizá, recorrió la faz de ese experimento llamado vida.  

No hay comentarios: