martes, 9 de febrero de 2016

Historias de Persa


Si una vereda nos alecciona sobre la esencia íntima del ser humano, somos anexos repentinos sin derecho a replica, lo que conlleva a la más variada diversidad de pasteles artesanales, en cambio, los perros vagos diseminan historias sin nombres propios y a su vez duermen debajo de un árbol deteriorado por la orina de borrachos militantes.

No hay comentarios: