martes, 2 de febrero de 2016

Historias de Persa



De lo que se sigue, es que el ser humano es la bestia paradójica cuando intenta evitar el calvario de la aniquilación de su conciencia individual.  No hay consciencia de las vanas experimentaciones ciudadanas, capitalistas e ideológicas que perpetra. Con la complicidad milenaria de nuestros amigos, los recolectores de basura.

No hay comentarios: