martes, 9 de febrero de 2016

Historias de Persa


El dueño del carro As al Paso convierte su drama eterno en una lúdica voluntad de vivir, porque reconsidera el espacio sagrado del persa en virtud de la cual sus leales compradores reinventan sus entrevistas con el colesterol, no niega que la vida sea un paréntesis que transforma su ADN.

No hay comentarios: