martes, 9 de febrero de 2016

Historias de Persa


La calle es un juego temerario en donde el comprar, en tanto que morimos, es una de las tantas apuestas entrópicas. De nosotros depende si jugamos por ella, es decir, si queremos confrontar los costos de las experiencia escatológica del mundo moderno y del sufrimiento de la calle como expresión ecuménica del nacimiento, o si declinamos apostar y aguardamos a que nos echen del inicio sibarita de un pan amasado con chicharrones. 

No hay comentarios: