jueves, 4 de febrero de 2016

Historias de Persa


Todo ciudadano encarnado en la figura atormentada de un observador militante, cualquier persa ayudó a descubrir, desde una renuncia a sus obviedades mundanas por pagar impuestos, su confort material de comer chocolates de cacao y apuestas por preguntarse sobre preguntas relativas a la naturaleza de la comunidad callejera de carnicerías recién abiertas. Donde hay carnicerías, hay grasas necesarias.

No hay comentarios: