jueves, 4 de febrero de 2016

Historias de Persa

De la simplicidad de nuestros hábitos cotidianos, el vendedor de drogas, el pensador en perpetuo pragmatismo inflexible, también protagonizó en su diario vivir rutinario, propone un método de diplomacia anónima: una miseria vinculada a la adicción y a la estética del desasosiego indistinta al gobierno de turno.

No hay comentarios: