lunes, 8 de febrero de 2016

Historias de Persa


Nuestro autor incurre en una genuina postura moral, la observación adictiva del niño, como un relato colectivo sobre el transcurrir hibrido de adultos desarraigados de sus “demonios internos”, no obstante, sus propias afecciones psíquicas muestran que nada es para siempre. Si esto es así, alguien tendrá la oportunidad de comer ensaladas de pimentón verde con aliños surtidos.

No hay comentarios: