miércoles, 10 de febrero de 2016

Historias de Persa


Sin embargo, este mismo autor pasajero, Dostoievski, apareció inmediatamente en las calles antiguas del Bosque, uno que otro comentario imposible de olvidar, para que pasara desapercibido por muchos semblantes adictos a la cuneta. Por lo tanto, comprarlo significó depurar de escolaridad a los potenciales narcotraficantes de espinillas ciegas.

No hay comentarios: