martes, 23 de febrero de 2016

Confesiones Lacustres


Lo interesante de todo esto, a decir verdad, que el bus siguió su propia verdad en off, en cierto sentido, apareció como esperando a que los pasajeros fueran divertimentos sin censuras de por medio. Solo hubo sucesos singulares vinculados a historiales biográficos callejeros. Si hay calle, hay sufrimiento.

No hay comentarios: