sábado, 27 de febrero de 2016

Confesiones Lacustres


Para él, cada turista proveniente de Santiago, no sabe replicar mediante el silencio, desde la tranquilidad de un asiento acabado. También hubo un niño, no haremos apología sobre sus miserias intestinales, dispuesto a creer en la ciudad absorta de los imprevistos callejeros de una mamá atenta.

No hay comentarios: