jueves, 21 de enero de 2016

Historias de Persa


Esos sutiles comentarios relativos a la cocina, a decir verdad, dialogaban con los demonios internos del bípedo que comió para justificar sus obviedades paganas, prejuicios torrejas y patéticos títulos universitarios anglosajones. Por eso mismo, la lógica demencial de un mes logró crear las condiciones de posibilidad para una calle sin ataduras gregarias.

No hay comentarios: