sábado, 30 de enero de 2016

Historias de Persa


Apeló a lo aburrido, precario y burdo de la condición humana tras el recuerdo durante un carrete universitario, para él, razonar es verlos borrachos e institucionalmente aburridos destilando líquidos viscosos, escuchando en las postrimerías del ritual sus deseos más primitivos a través de canciones populares. Por esto mismo, los seres humanos son esencialmente ventosidades vivenciales y risiblemente dioses pequeños de un teatro de obviedades chatas.

No hay comentarios: