lunes, 4 de enero de 2016

Historias de Persa


El estar soportándose sin piedad, entre almuerzo y once, junto a esas pulsiones sexuales vinculadas a otras vidas primitivas, para asumir la loca aventura de la fe por observar.

No hay comentarios: