jueves, 28 de enero de 2016

Historias de Persa


Una vez que se había trasladado todo el sufrimiento a una calle especial, nada estaba para el cielo salvo el aburrimiento. Lo cual prueba, el aquí y el ahora de los niños, que nuestra vida no consiste sino en un perpetuo aburrimiento que desacraliza toda educación formal escolarizada.

No hay comentarios: