domingo, 3 de enero de 2016

Adiós a una calle


Todo sucede dentro de la inseguridad pendenciera de un propietario, desde sus juergas gestuales pasando por otros divertimentos motrices, cuya inmediatas opiniones humanas albergan ilimitada información sobre el dinero. A veces, secular.

No hay comentarios: