sábado, 31 de diciembre de 2016

Así fue



De lo que observamos, diversas piruetas. De lo educamos, harta calle antigua. Pero lo más importante, no querer curarlo, sino que entenderlo. 

Así fue


Ni un segundo desperdicia la naturaleza, con sus ecosistemas y sus eras geológicas, en continuar la típica trama generacional respecto a solucionar el hedor ambicioso de la especie humana que diariamente penetra nuevos enigmas en la biosfera, pero desde esa pregunta emergen alternativas a la manera estándar de caminar por el centro de Valdivia.

Así fue


Incluso, puede que sea así, de manera repentina una enfermedad convive en un cuerpo humano. Entonces, habrá que seguir ensayando llantos y risas de efectos impredecibles, a como dé lugar, persisten los diagnósticos humanamente sesgados, con sus vigorosos acontecimientos épicos pero comprender ¿ cómo llegar a qué soy estando en nuestro Lago?

Así fue


Podemos decir interesantes temas dispersos para aparentar solemnidad cósmica desde acá dentro, una que otra experiencia callejera da color a lo que observamos, pero no hay posibilidad alguna junto a ellos. A partir de la génesis misma que encarnan esas confesiones, la llegada de unos instantes son conmovedores.

Así fue

Compartir confesiones lacustres es descubrir la conmoción callejera de una intuición en la que el lenguaje queda perplejo. Sin hacer más comentarios, somos viles animales rastreros en busca de autoafirmación y trascendencia moderna.

Así fue

De alguna manera el joven ciudadano publicó mediante sus recuerdos, unos cuantos bosquejos de infancia y adolescencia, un viaje espiritual hacia otros caminos lacustres, no sin antes lograr la conciencia de sí mismo bajo un fuerte silencio veraniego. Ahora bien, alterna el humor desbordante y la terrible necesidad de reflexionar su propia vida, cuyo resultado es un relato íntimo junto a unos panes terrenales y queso del Osorno profundo.

Así fue

Tantas noches nubladas por el diálogo intergeneracional de galaxias absortas en sus propias miserias, eso pensó el joven adicto a las situaciones límites y calamidades bien condimentadas, solo el ardor resplandeciente de otras nubes permitió entender la relevancia estética de gozar un café italiano.

Así fue

Sutilmente hemos creado engendros socializantes a través del contacto comunitario de conversaciones familiares con olor a queso Chanco, desde tiempos históricos atávicos que alguien impuso relaciones de poder, para naturalizar ceremoniales escolarizados y embalsamados en historias aburridas que ocurren en la superficie del Lago Llanquihue. Por lo demás, hubo oraciones y plegarias a distintos dioses.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Así fue


Un juego seductor que perpetra visiones austeras de cómo sobrevivir ante el fenómeno de la vida humana, siguen ocurriendo cosas extrañas para poder pagarlas en efectivo, ese es un crimen que a un joven le resultó digno de ser pintado en las calles antiguas de la Región de los Lagos.