sábado, 26 de diciembre de 2015

Historias de Persa


Eran ínfimos momentos de diálogos cansados pero intensos. Lo mejor de nuestros días, estaban vinculados con la capacidad inagotable de asombrarse ante la constelación de indecibles golosinas de cacao y a su vez de quesos con hongos. Mientras más hongos, menos aburrimiento humano.

No hay comentarios: