martes, 15 de diciembre de 2015

Historias de Persa

Las confesiones del joven Agustín y sus polvos indecibles a medida que escuchaba la sonata paa piano de Beethoven, a decir verdad, La Tempestad resultó ser un bálsamo en desarrollo para todas las infancias del persa. Seguirá negociando.

No hay comentarios: