sábado, 7 de noviembre de 2015

Jóvenes Mujeres

Contigo aprendí a respetar la ordinariez de lo extraordinario de cada miseria propuesta por 12 años de repeticiones estandarizadas.
Contigo aprendí a mirar la sorpresa infinita de un lápiz labial en las recreos postdictadura.

Contigo aprendí que cualquier instante significó heroísmos anónimos ante escépticos café con olor a Trinidad.

No hay comentarios: